El mito de la media naranja.

 

El ideal romántico de nuestra cultura ofrece un modelo de conducta amorosa que estipula lo que significa enamorarse y qué sentimientos han de sentirse y como han de sentirse.

Es este ideal del amor romántico el causante de que se desarrollen creencias e imágenes idealizadas en torno al amor que en numerosas ocasiones dificulta el establecimiento de relaciones sanas y provoca la normalización de comportamientos abusivos hacia un miembro de la pareja o hacia los dos.

Uno de los mitos más extendidos en nuestra sociedad es el de la media naranja. El origen de este mito lo tenemos que buscar en la obra de Platón El banquete, en la cual se mostraban las enseñanzas de Aristófanes, quien explicaba que al principio de la humanidad los humanos eran casi perfectos:”Todos los hombres tenían formas redondas, la espalda y los costados colocados en círculo, cuatro brazos, cuatro piernas, dos fisonomías unidas a un cuello circular y perfectamente semejantes, una sola cabeza, que reunía estos dos semblantes opuestos entre sí, dos orejas, dos órganos de la generación, y todo lo demás en esta misma proporción”. Estos seres podían ser de tres clases: uno, compuesto de hombre y hombre; otro, de mujer y mujer; y un tercero, de hombre y mujer, llamado ‘andrógino’. Cuenta Aristófanes que “los cuerpos eran robustos y vigorosos y de corazón animoso, y por esto concibieron la atrevida idea de escalar el cielo y combatir con los dioses”. Y ante aquella osadía, Júpiter, que no quería reducir a la nada a los hombres, encontró la solución, disminuir sus fuerzas: separarlos en dos. El problema surgió después: “Hecha esta división, cada mitad hacía esfuerzos para encontrar la otra mitad de la cual que había sido separada; y cuando se encontraban ambas, se abrazaban y se unían, llevadas del deseo de entrar en su antigua unidad, con ardor tal que, abrazadas, perecían de hambre e inacción, no queriendo hacer nada la una sin la otra”.

A pesar de lo mal que acaba el mito desarrollado por Platón, la idea de la media naranja es algo que ha calado bien hondo en nuestra sociedad.

Aunque también, es verdad, que cada vez se critica más esta creencia. La gran critica que se ha hecho, es que el mito de la media naranja implica que consideramos a las personas seres incompletos, que solo podemos encontrar la plenitud al encontrar el verdadero amor, y que si no lo conseguimos, seremos infelices.

Todas las personas son personas completas que no les falta ninguna mitad para alcanzar un estado de plenitud. De hecho, para que una pareja funcione necesita que sus dos miembros sean personas completas, independientes y felices. Una pareja feliz está compuesta por dos naranjas completas, que están juntas, no para completarse, sino porque desean compartir una parte de su vida.