MTC y órganos de los sentidos III

Esta es la tercera y última entrega en lo que se refiere a la relación de la Medicina Tradicional China y los órganos de los sentidos. La MTC se refiere a estos órganos como ventanas de salida al exterior, todas ellas ubicadas en la cara.

Hablaremos del elemento Metal, cuya ventana es la nariz y por lo tanto será el olfato el sentido relacionado. El órgano que pertenece al elemento Metal es el pulmón y la energía climatológica, que puede convertirse en energía perversa (una de las causas externas de desequilibrio de Qi) si es excesiva, es la sequedad. Es importante que el pulmón pueda mantener el grado de humedad necesario, tanto interno como externo, para realizar bien su función respiratoria y olfactiva (en cuanto a los sentidos), entre otras.

Si hay sequedad en exceso puede dañarse la mucosa nasofaríngea y , por ejemplo, causar lesiones cutáneas en las fosas nasales, o directamente verse afectada la función bronquial y respiratoria en general. Si hay lesiones a nivel de mucosa o se daña la fúnción del pulmón, el olfato se verá perjudicado, como sucede en el caso del tabaquismo, siendo la anosmia (falta de olfato), otro de los muchos perjuicios que conlleva.

La ventana de salida al exterior que nos queda por comentar es la boca. La boca pertenece al elemento Tierra, cuyo órgano es Bazo-Estómago (función digestiva y de transformación de los alimentos, entre otras) y cuya energía climatológica es la humedad. En lo referente al sentido que nos falta (si lo relacionamos con las citadas ventanas), el gusto, lo situaríamos en la lengua, porque es en ella donde se ubican las papilas gustativas. La lengua pertenece al elemento Fuego, cuyo órgano es el corazón y cuya energía climatológica es el calor. El calor, ya sea externo, o interno (en forma de consunción de lo que denominan los líquidos orgánicos) , cuando es en exceso, perjudica al corazón y a todas sus funciones, desde la más obvia, como hacer circular la sangre, hasta la más sutil como albergar el Shen, conciencia, espírutu o mente clara, que la MTC relaciona con el corazón. Si hay un calor extremo que

deje a la lengua sin su saburra (su capa justa de humedad natural), enter otras afectaciones, puede llegar a afectarse la función de las papilas gustativas. La lengua, no obstante, es en sí misma un mapa de todos los órganos y su forma, color, grosor, o estado de su saburra, constituyen un eficaz y utilísimo método de diagnóstico en la MTC.

En cuanto al sentido del tacto, no se habla específicamente, pero dada su relación con la piel, sería el elemento Metal el que estaría implicado.

No obstante, y como hemos dicho al principio, la relación establecida en estos artículos ha sido en cuanto a la noción de ventanas u orificios de salida, que ponen en contacto a los diferentes órganos y elementos con el exterior, abarcando, de ese modo, la función de los órganos de los sentidos.