¿Necesito terapia sexual?

¿Necesito terapia sexual?

Decidirse a ir al psicólogo es difícil, aún existen muchos tabús que nos hacen pensárnoslo más de dos veces. Pero decidirse a ir al sexólogo puede ser aún más complicado. A esos tabús de la psicología, se le suman los tabús de la sexualidad y la “vergüenza” que nos puede dar reconocer que no podemos solucionar algo en nuestra esfera más íntima y privada.

¿Qué es la terapia sexual?

La terapia sexual, como la psicológica, es un proceso. Es un camino de (re)construcción de la persona, en el que el terapeuta acompaña al paciente en la búsqueda de las soluciones más adecuadas a su caso.

La terapia sexual se centra en el área sexual de la persona, por lo que las sesiones de terapia sexual irán muy encaradas a hablar sobre las necesidades, deseos, limitaciones y problemas que pueden surgir alrededor de la sexualidad, ya sea solo o en pareja.

Como el resto de terapias psicológicas, la terapia sexual, está orientada a la solución de la situación complicada, teniendo en cuenta que se deberán trabajar también aspectos emocionales, ya que las emociones y la sexualidad están muy ligadas.

¿Cómo sé si necesito terapia sexual?

Vivimos en una sociedad en la que la educación sexual (y la emocional) brilla por su ausencia. No nos han enseñado a disfrutar de nuestro cuerpo ni del del otro. Al contrario, nos han metido en la cabeza que disfrutar, darnos placer y darle placer al otro, es malo, es un pecado (si hablamos en términos religiosos).

Con esta concepción de la sexualidad, que aunque nos parezca anticuada sigue impregnándonos bastante, es muy común que las personas tengan dificultades o simplemente dudas cuando se enfrentan a su sexualidad, ya sea por su cuenta o compartida con otras personas.

En el momento en el que surgen dudas y éstas dudas generan malestar, es el momento de acudir a terapia sexual, sin ningún tipo de duda. Sería importante acudir cuanto antes, ya que si dejamos pasar el tiempo confiando en que de alguna manera mágica se solucionará, lo más probable es que estemos haciendo que la situación vaya a peor.

¿Qué problemas se pueden tratar en terapia sexual?

Como decía antes, se pueden tratar cualquier tipo de situaciones que generen incomodidad o malestar en la esfera sexual. Aquí va un listado de las más frecuentes:

  • Eyaculación precoz
  • Dolor en la penetración
  • Dificultad en la erección (lo que se llama comunmente “impotencia” o el temido “gatillazo”)
  • Falta de deseo sexual
  • Masturbación compulsiva
  • Dificultad para llegar al orgasmo
  • Adicción a la pornografía
  • Preocupación sobre las fantasías sexuales

¿Cómo pedir cita para terapia sexual?

En Dendros tenemos los mejores terapeutas sexuales, si quieres pedir cita con alguno de ellos contacta desde este mismo formulario y te llamaremos para darte una cita.

¡Ánimo, el camino hacia una vida sexual más placentera ya ha empezado!

Rellena el siguiente formulario y te responderemos lo antes posible.

*Campos obligatorios