¿Negociar?

ganar/ganar

¿Tienes que ceder siempre? ¿Te da la sensación que delante de propuestas, al final, acabas haciendo lo que los demás quieren?

Por raro que nos parezca, nos pasamos muchas horas negociando con otras personas; con la pareja, con los amigos, con los compañeros de trabajo, y si nos dedicamos al mundo empresarial, pues también con clientes, proveedores, jefes, colegas, etc… Así es nuestro día a día; decisión tras decisión y negociación tras negociación. Y aunque no me lo parezca también estoy decidiendo sobre mi “rol” en la negociación. Pueden pasar varias cosas; que no tenga muy claro que es lo que quiero conseguir o que no sepa realmente lo que es lo mejor o lo más común, que me deje llevar por lo que siento en ese momento, y zas ¡¡¡ el otro se salga con la suya.

A pesar de que constantemente estamos negociando, tampoco nos enseñan a ello ni en el colegio, ni en la universidad ni en el trabajo y menos en la familia que es un toma y daca diario, y como suele decirse al final a ver quien se sale con la suya.

En cualquier negociación es imprescindible trabajar varias cosas: saber que es lo que quiero conseguir (por ejemplo: sentirme bien), cual es mi objetivo final (conseguir el presupuesto) que valor tiene mi propuesta (a largo plazo será beneficiosa para la empresa, etc) , como me siento delante de esta propuesta (seguro del trabajo realizado) y muy importante ver a la otra parte como un aliado con el que poder negociar para generar, a lo mejor, una nueva vía que de entrada no la tengo contemplada.

La postura del ganador está muy bien, pero una negociación no es una competición por lo que tener una actitud de ganar / ganar, es decir las dos partes ganamos en algo, no sólo favorece el bienestar y las relaciones personales si no que también nos permite generar nuevas sinergias para emprender nuevos retos.

En un proceso de coaching te acompañaré para descubrir y desempolvar los valores que te hacen fuertes delante de una negociación y aquello que te permitirá generar nuevas oportunidades.

¿Te apuntas?