La importancia de la comunicación.

Esta imagen, puede ser una buena metáfora de lo que sucede en algunas ocasiones en la relación de pareja o en cualquier otra relación, cuando damos por supuesto lo que siente o piensa la otra persona sin preguntar y sin comunicarnos.

En el ejemplo del dibujo el hombre no sabe que hay una serpiente debajo de él, en una cueva, asediando a la mujer. La mujer por su parte, no sabe que hay una piedra presionando al hombre.

La mujer puede llegar a pensar: “¡Voy a caer, no puedo trepar porque la serpiente me podría morder, no entiendo porque el hombre no puede hacer más fuerza y tirar de mí!

El hombre, por su parte, podría pensar: “¡Me duele mucho!, ahora mismo estoy estirando todo lo que puedo, ¿No entiendo porque ella no intenta trepar de una manera más intensa?

La conclusión de este pequeño ejercicio, es que muchas veces no podemos llegar a ver la presión a la que puede estar sometida la otra persona, simplemente porque no llegamos a comunicarnos para poder expresar nuestras propias necesidades, dificultades y emociones, no hay otra manera para conseguir que la otra persona nos pueda llegar a entender, y para que nosotras podamos ponernos en el lugar de la otra persona.