NO SOMOS ESPECTADORES PASIVOS

 

No somos espectadores pasivos del mundo sino que somos constructores. Cuando hice la carrera de psicología aprendí muchas teorías que querían explicar las conductas humanas. La epistemología (filosofia) que encontraba en armonía conmigo era el marco CONSTRUCTIVISTA. Éste habla en grandes rasgos, que cada persona construye su realidad. Por tanto, no podemos acceder a una REALIDAD INCUESTIONABLE, ni ÚNICA.

Este marco teórico constructivista es útil no sólo para utilizarlo en un despacho en terapia (donde yo lo tengo muy presente cada día), sino que plantea toda una filosofía de vida. No importa la experiencia con la que te encuentres, sino el significado que le das. Ante una misma realidad pueden plantear diferentes percepciones y significados muy diferentes, pero igual de válidos todos. El constructivismo asume que no es posible el acceso privilegiado a la realidad, y que todo nuestro conocimiento es autorreferencial, se basa en nuestras construcciones, las cuales pueden generar predicciones más o menos ajustadas, o más o menos compartidas por nuestro entorno social , pero no más verdadera.

Estos significados se van construyendo o modificando, activamente por la propia persona, con la experiencia (de forma consciente o inconsciente). Ante cada experiencia ponemos en juego nuestra construcción de la realidad. ¿De qué depende que damos un significado u otro a la realidad? Influyen muchos factores, como la herencia, biológicos, experiencias, atención, percepción, pensamientos, creencias, emoción, conductas, habilidades, hábitos, grupos de pertenencia, educación, cultura, como nos hablan y cómo nos hablamos.

Todo lo que hacemos tiene un sentido, no actuamos por azar. Es coherente con nuestra “realidad”. Aunque no sepamos explicar por qué.

En esta misma línea de la relatividad de la realidad. Hoy estaba pensado sobre el tema y he empezado a “tatarear” una canción donde queda reflejada este idea:

 

Depende

Jarabe de palo

Que el blanco sea blanco
Y que el negro sea negro,
Que uno y uno sean dos
Porque exactos son los números
Depende

Que aquí estamos de prestao
Que el cielo está nublao
Que uno nace y luego muere
Y este cuento se ha acabao
Depende

Depende ¿de qué depende?
De según como se mire, todo depende

Que bonito es el amor
Mas que nunca en Primavera
Que mañana sale el sol
Porque estamos en Agosto
Depende

Que con el paso del tiempo
El vino se haré bueno
Que to lo que sube, baja
De abajo arriba y de arriba abajo
Depende


Depende, de qué depende?
De según como se mire, todo depende

 

Eva Aguilar

psicologa sanitaria, psicoterapeuta y terapeuta sexual