no te equivoques

equivocarse

El otro día en un seminario escuche una frase que me gustó:

«unas veces se gana y otras se aprende»

Estamos en una cultura que se premian los aciertos, la mejor nota, ser el primero, el más rápido. Y la visión de equivocarse se penaliza, se castiga (a veces se puede llegar a niveles de recibir un cachete o bofetada), se invalida a la persona, a veces se ríen del que comete la equivocación, se etiqueta («¿eres tonta o qué?»; «¡Que patoso eres!»…), se le compara con el que le ha salido bien («mira tu hermano no se ha manchado»).

Se envía el mensaje desde que son pequeños (en la familia, en los medios de comunicación, en la calle, en el parque , por ejemplo con mensajes del tipo «no subas ahi porque te vas a caer», en la escuela…) que equivocarse es lo peor que te puede pasar.

Hasta que llega el fatídico día donde por fin te lo crees, y crecemos esforzándonos en ser perfectos, intentando controlar todas las variables que nos rodean para protegernos de ese gran fantasma que nos acecha en cualquier esquina.

Aprendemos a tenerle terror al error de no hacerlo bien, asegurándonos la frustración, la sensación de fracaso, de tensión, evitando situaciones, una autoestima en equilibrio precario.

Según wikipedia; «En 1855 a los ocho años y medio Thomas Alva Edison entra a la escuela. Después de tres meses de estar asistiendo, regresó a su casa llorando, informando que el maestro lo había calificado de alumno «estéril e improductivo». Es imposible establecer si Nancy Edison tomó muy en serio la opinión de su maestro o si pensó que ella era mejor que el profesor de su hijo. El caso es que Edison recordó durante el resto de su vida el resultado del dichoso incidente…
Aunque se le atribuye la invención de la lámpara incandescente, ésta en realidad sólo fue perfeccionada por él, quien, tras más de 500 intentos consiguió un filamento que alcanzara la incandescencia sin fundirse» si quieres leer más

Él no lo vivió como 500 errores, sino que lo definió de la siguiente manera: «He necesitado 500 pasos para llevar a la bombilla que funciona»

En terapia te podemos ayudar a reconectar con tus recursos, y a cuestionar esa creencias que no te dejan avanzar hacia donde tú quieres.

equivocarse II