padres tienen que hacer un master en Marqueting

¿Cuántas veces intentas como adultos; convencer, presionar, chantajear , obligar …. A tu hijo e hija a realizar una conducta diferente a la que están realizando? Posiblemente tu respuesta es que lo haces muchas veces. Pero las veces que lo consigues no son tantas como los intentos realizados. Y muchas veces el fracaso se debe a que no te has planteado hacer un ” Master en marqueting” para ser UN BUEN PUBLICISTA Y “VENDER BIEN EL PRODUCTO”

Existen muchos motivos por los que tu hijo no te hace caso; pero quizá se podrían resumir en dos; o quizá en ese momento está interesado en otra cosa, o no le seduce lo que le propones. Normalmente no es para saber tus límites, ni tomarte el pelo como he escuchado en diversas ocasiones.

Pero nosotros los adultos consideramos que por ser los mayores nos merecemos que nos “respeten” haciendo caso a la primera, sin rechistar, y de la forma exacta como lo pedimos. Pero , haz un momento de parada y de reflexión; ¿Qué recuerdo tienes de estas experiencias cuando eras niño o niña? Que si hacías caso, muchas veces era por el miedo a las consecuencias (o castigos o venganzas de nuestros padres), y no tantas porque estuvieras motivado a la acción que te proponían.

¿Pero se tiene en cuenta la opinión del menor? La mayoría de veces no lo hacemos. Consideramos que no tienen criterio para decidir. Y es cierto que hay aspectos en los que todavía les falta información, como por ejemplo se podrían comer un kilo de golosinas sin ningún problema. O diez chocolatinas sin pestañear. O quizá no se bañarían en semanas porque no perciben que la suciedad les puede molestar a ellos o a los demás.

Aunque en otros momentos sí que tienen criterio, y si me permites más criterio o argumentos que el adulto. Seguro que sabe cuando no tiene más hambre (aunque le obligues a comerse el plato porque crees que así se hará más grande); o si tiene o no frio ( que seguro que como adulto le damos unos argumentos “científicos” que hace frio en la calle)…

En mi casa la aventura nos la encontramos cuando le decimos a mi hijo de cinco años que se ha de duchar (que es cada dos días); las estrategias utilizadas que funcionan no duran mucho tiempo o no tienen ninguna respuesta por su parte. La mayoría de veces intenta postergar lo máximo posible esta “mojada experiencia”. Un día reflexionaba sobre este hecho; y de cómo me entristecía que una experiencia que me encantaba había pasado a ser un poco agobiante. En ese momento intenté ponerme en su piel y lo primero que me apareció era algo muy básico “a mi hijo no le gusta bañarse”. Bueno más concretamente “no le gusta entrar” a bañarse, ya que una vez dentro se lo pasa bien jugando con el agua. Seguí dándole vueltas al tema y llegué a la conclusión que no estaba haciendo bien “la venta del producto”.

Quise pensar en cómo los comerciante de anuncios publicitarios consiguen que compremos y adquiramos su productos y además convencidos de nuestra adquisición.

 

Os explicaré “MI ANUNCIO DEL BAÑO”

Cuando volvió del colegio al medio día se encontró en el buzón un sobre a su nombre dentro del cual había una invitación. En ella ponía:

“Aleix estás invitado a la fiesta del baño que se realizará hoy a las 7:30”

Para poder entrar en la fiesta es necesario que vengas con la invitación”

Durante todo el día yo hice como que no sabía nada del tema. Y él realizaba preguntas para saber de qué iba el tema.

Cuando llegó la hora indicada yo le esperaba en la puerta del lavabo , él me enseño la invitación y eso le permitió entrar.

Lo que se encontró fue una bañera de agua color azul (colorante alimentario) con globos (algunos llenos de agua), luces de colores acuáticas, una iluminación cambiante de colores de ambiente. Y hielo de colores (con colorante alimentario) con formas diferentes (hecho con moldes de pastelitos) en una bandeja, pudiendo elegir meterlos en la bañera y ver cómo se deshacen o comérselos (sé que le encanta comerse el hielo).

¿Resultado? Se desnudo rápidamente y se metió en la bañera encantado y muy animado para disfrutar de esta experiencia.

Cuando salió de ella me dijo que le había gustado esta fiesta y que quería otra.

baño florescente

 

 

 

Tengo que decir que me lo pasé muy bien pensando en cómo hacerlo y montando la aventura acuática. Me alegra que los dos disfrutamos de la experiencia.

 

Ya os adelanto cual es la próxima que le espera; he comprado una lámpara de luz ultravioleta, y con 4 litros de tónica en el agua se consigue una fiesta fluorescente. Se puede enriquecer con globos llenos de tónica, con objetos fluorescentes,, los rotuladores fluorescentes que utilizas para subrayar en los azulejos consiguen una pared de colores (se borra muy facil) los hielos de colores… La diversión estará asegurada.

 

Quizá una la solución como padre y madre para pasarnos bien y conseguir que ellos colaboren o realicen algunas conductas sería convertirnos en publicistas.