¿Prefieres ser escorpión o rana?

el-escorpion-y-la-ranaCierto día una rana estaba tomando el sol en la orilla de un río. Mientras disfrutaba de su siesta, se le acercó un escorpión que le suplicó con cara de pena:

  • Amiga rana, necesito cruzar el río pero me es imposible nadar ¿Tú me podrías ayudar?
  • Bueno, yo te ayudaría, pero es que creo que no es buena idea. Tú me picarás con tu veneno y me matarás.
  • ¡Qué estupidez! Si te pico, moriríamos los dos. Anda, amiga, ayúdame…

La rana se quedó pensativa mirando al escorpión, observando su aguijón y sus tenazas, le daba miedo que le picara. Pero luego pensó que quizá era malo negarse a ayudar a alguien que lo pide, así que se lo subió a la espalda y empezó a nadar. Avanzaron varios metros y la rana empezó a relajarse y pensar que todo iría bien. Justo hasta que llegaron a la mitad del río y notó la fuerte punzada de dolor del aguijón en su costado. Empezó a sentirse débil y a notar que se ahogaba.

  • ¡Pero qué haces! ¿Por qué lo has hecho? Ahora moriremos los dos…

A lo que el impertérrito escorpión respondió:

  • No tenía elección, es mi naturaleza.

O lo que es lo mismo ‘blanco y en botella…’ En este mundo hay personas que se aprovechan porque las otras se dejan aprovechar. Cuando vemos ante nosotros que todas las señales son de alarma ¿Por qué las ignoramos? La falta de autoconfianza y autoestima es el motivo principal: confío más en una manipulación del otro que en mi propia intuición. A veces, topamos con escorpiones en la vida, a algunos no les importa morir matando ¿Qué prefieres hacer tú?

la-mente