¿Quieres cambiar al otro?

conocete a ti mismo

¿Cuántas veces has querido cambiar a tu pareja, a tu jefe, a tu madre, a tu hijo o ya puestos a algún amigo?

¿Cuántas veces has acusado todos tus males a la culpa del otro?

Sucede bastante que responsabilizamos al otro de todas nuestras “desgracias” o incluso de las decisiones que tomamos fruto de reacciones a veces desconsideradas e inconscientes. Otras veces pasa que simplemente nos quedamos a la espera de que el otro cambie para que yo pueda ser feliz o para que yo pueda cambiar.

En algunos de los procesos de coaching que realizo la primera demanda en forma de queja es, es que si tuviera otro jefe las cosas serían diferentes, o si mi madre cambiase y me entendiese yo no me comportaría así, etc.

Afortunadamente esto lo podemos cambiar y por suerte nunca cambiando al otro, sino cambiando nosotros primero, o acaso ¿os gustaría que vuestra pareja, vuestro jefe o vuestros padres os cambiaran? ¿han probado a hacerlo? ¿qué resultado han tenido? Seguro que nulo. Nadie nos puede cambiar, pero las cosas que pasan nos pueden cambiar y sólo con lo que nos pasa y con lo que sentimos nosotros en nuestra piel podemos aprender y cambiar.

Si yo cambio, todo cambia. De entrada esto puede ser visto con recelo o incredulidad, pero es así. Y no nos equivoquemos, no es un cambio de personalidad, es un cambio en la mirada, en primer lugar que tenemos del otro. De entrada resulta más fácil y llevadera la creencia de que como el otro no cambia yo tampoco y así evito tener que confrontarme conmigo mismo, por eso cambiar al otro no es más que una excusa que nos ponemos para quedarnos siempre en el mismo sitio. En definitiva si yo espero que el otro cambie lo único que hago es otorgar todo el poder de mis decisiones o de mi felicidad al otro. En ese momento yo pierdo fuerza y valor y en consecuencia seguridad y confianza para convertirme en una persona que vive a expensas de los demás y esperando eternamente.

En un proceso de coaching aprenderás que el valor de tus decisiones te otorga el poder que necesitas para provocar un cambio que genere que el resto cambie como si de completar un puzzle se tratara

¿Te animas a hacer ese pequeño cambio que tanto deseas?

Te espero ¡¡