Reconciliar ambición y realidad: aceptar

descargaUn individuo iba paseando por el campo y se encontró un pastor. Por empezar una conversación con él, lo saludó y le preguntó:

– ¿Qué tiempo crees que tendremos hoy, buen hombre? – Y el pastor le contestó:

– El tiempo que yo quiero.

– ¿Y cómo estás tan seguro que hará el tiempo que tú quieres?

– Mira, cuando me di cuenta que no siempre puedo tener lo que quiero, aprendí una cosa que siempre me ha sido muy útil: ¡querer siempre lo que tengo! Por esto estoy tan seguro que hará el tiempo que yo quiera. Si quieres siempre lo que tienes, tendrás siempre lo que quieres.

Tener ilusiones es positivo para la vida, pero centrarse sólo en lo que se desea o sueña puede resultar una limitación para el crecimiento en la vida. Disfrutar de lo que se tiene y aplicar los recursos y creatividad para adaptar las cosas que te ofrece la vida es el camino más rápido y seguro de encontrar cierta satisfacción y felicidad. A veces la vida te está dando buenos ingredientes para hacer tu propia receta.

4d92da0c9a23964542b9dde28c2035f8

« ¿Qué demonios estás haciendo?», le pregunté al mono cuando le vi sacar un pez del agua y colocarlo en la rama de un árbol. «Estoy salvándole de perecer ahogado», me respondió. Lo que para uno es comida, es veneno para otro. El sol, que permite ver al águila, ciega al búho.

Esto también incluye aferrarse a la idea de que porque otros que parecen felices tienen ciertas cosas, eso supone que si tú también las tuvieras lo serías igual que ellos. No hay una única manera de ser feliz. Lo que a unos les hace sentirse llenos a otros puede no motivarles ni lo más mínimo. Igual no eres tú, es lo que haces ¿Tienes otras opciones a tu alcance? ¿Qué cosas hay en tu vida a las que no estás prestando atención? ¿Podrías sacar más partido a lo que tienes en lugar de ambicionar cosas nuevas?

abrazarse