Relajarse mediante la respiración.

La respiración es un proceso de suma importancia en la regulación fisiológica y metabólica del organismo, es una función corporal peculiar, ya que es a la vez involuntaria y voluntaria.

La respiración se gestiona de manera inconsciente, pero en cualquier momento podemos tomar los controles y conscientemente cambiar la forma en que respiramos. Podemos hacer nuestra respiración superficial o profunda, rápida o lenta, Podemos cambiar la forma en que respiramos, y observar cómo la respiración afecta a nuestros cuerpos.

Estos pueden ser algunos ejercicios que pueden ayudar a calmar la respiración y, por lo tanto, la mente:

Respiración de 50 a 0.

Contar al revés de 50 a 0. Inspirar los números impares y expirar los pares.

A partir del número 20 no restamos números con la inspiración, solo restamos con la expiración, hasta llegar a 0.

Guardar el aire.

Guardamos aire 1-2 segundos al inspirar y al expirar. Durante 15m

Respirar por la fosa izquierda.

Tapamos la fosa nasal derecha con el pulgar derecho y respiramos durante 10-15m con la fosa nasal izquierda.

Respiración alternada.

En una postura cómoda, coloca tu mano como indica la foto poniendo el pulgar derecho en la fosa nasal derecha e inhala profundamente a través de la fosa nasal izquierda. Al llegar al pico de la inhalación, tapa la fosa nasal izquierda con el anular y el meñique y libera la derecha, luego exhala a través de la fosa nasal derecha.

Continúa este patrón, inhalando por la fosa nasal derecha, luego cerrándola con el pulgar derecho y exhalando a través de la fosa nasal izquierda de cuatro a ocho veces.