Saborear nuestro presente.

 

8c59ff28f5077b43c10249352a201aa5

Explica un cuento popular que…

Un monje caminaba a través de la selva y súbitamente, ante él, apareció un feroz tigre que rugía y le cerraba el paso. Corrió todo lo que pudo, pero llegó al borde de un acantilado. Mientras decidía qué iba a hacer, el monje volvió la mirada a la ladera que tenía a su lado. Sus ojos se fijaron en una pequeña planta que había conseguido arraigar en una grieta. A su espalda, la pendiente se convertía en un abismo inmenso. Desesperado por salvarse, bajó por la planta y quedó colgando sobre el fatal precipicio. Mientras estaba allí colgado, dos ratones aparecieron por un agujero del acantilado y empezaron a roer el tallo. De pronto, el monje vio que de la planta colgaba una perfecta fresa salvaje, roja y madura, que resplandecía con el rocío. El monje extendió la mano, arrancó la diminuta fruta, la saboreó con la lengua y cerró los ojos extasiado. ¡Era la más deliciosa que había probado en su vida!

Pasamos gran parte de nuestra vida en el pasado y en el futuro, perdiéndonos lo único que realmente estamos viviendo: el presente. De hecho, llenamos el presente con culpas y remordimientos provenientes del pasado, a los cuales les añadimos la incertidumbre y las preocupaciones del futuro, generando grandes sentimientos de angustia, ansiedad o insatisfacción.

Lo que nos intenta transmitir este cuento es la importancia de saborear cada momento. Es importante tratar de encontrar un toque de felicidad en los acontecimientos cotidianos y tratar de prestar atención a las fresas salvajes, sin importar la forma en que se presenten.

1_0