SENTIRNOS CERCA, FORMAR PARTE

descargaEn esta ocasión, me gustaría hablar de la película ‘Her’ y de su visión sobre nuestro mundo emocional. Con gran reconocimiento del público el pasado año, trata con gran sensibilidad y de forma sorprendente un tema tan actual y tan controvertido como las nuevas tecnologías y como están cambiando nuestro mundo. Aunque en realidad no nos están cambiando a nosotros, ya que no son más que un reflejo de las necesidades que tenemos como humanos, desde que existimos.

Her es en general una historia que habla sobre un hombre que se enamora de un sistema operativo. Y también de cómo es correspondido y de todo lo que esto supone. Podría parecer un tema muy futurista y en cierto modo hasta bizarro. Sin embargo, al ver esta película vemos que no nos es tan ajeno ni tiene que ser tan lejano. El desarrollo de la inteligencia emocional nos lleva a nuevas formas de relacionarnos y nuestras proyecciones del futuro. A pesar de que el tema siga siendo un eterno tópico: el amor, la soledad, la dependencia, las relaciones humanas. Un mundo en el que estamos tan cerca y a veces nos sentimos tan aislados. Las nuevas tecnologías nos llevan a satisfacer nuestras necesidades más básicas, ni más ni menos: sentir que hay alguien al otro lado, dejar de sentirnos solos, creernos únicos, dudar de si realmente están ahí en toda su autenticidad. El hecho de ser una máquina o no ya resulta accesorio, hablamos simplemente de llegar al otro, de ser comprendidos y aceptados, de ser amados por quien somos.

Her hace una gran reflexión sobre este tema con un sorprendente y cercano final. Una buena reflexión sobre la manera en la que queremos llevar las riendas emocionales en nuestra vida. Muy aconsejable.

images (1)“- ¿Cómo compartes tú vida con alguien?

– Nosotros crecimos juntos. Solía leer todo lo que escribía en su maestría y doctorado. Ella leía cada palabra que yo había escrito. Nos influenciábamos el uno al otro.

– ¿Y en que la influenciabas a ella?

– Ella venía de un lugar donde nada era lo suficientemente bueno. Y era algo que la afectaba mucho. Pero en nuestra casa, juntos, había una sensación de intentar cosas, y permitirnos fallar y emocionarnos por las cosas. Era algo liberador para ella. Era emocionante verla crecer… ambos crecimos y cambiamos juntos. Pero, esa es la parte difícil… crecer sin distanciarse. O cambiar sin asustar a la otra persona. A veces todavía tengo conversaciones con ella en mi mente. Repasando viejos argumentos o defendiéndome de algo que dijo sobre mí.

– Sé a lo que te refieres. La semana pasada lastimaste mis sentimientos con algo que habías dicho que no sabía lo que era perder algo.

– Lamento haber dicho eso…

– No, está bien, está bien. Solo que estuve pensando en eso una y otra vez. Y me di cuenta que lo estaba recordando como algo que estaba mal en mí. Esa era la historia que me contaba, que de alguna manera yo era inferior. ¿No es interesante? El pasado es solo una historia que nos contamos a nosotros mismos.”