Sexo y embarazo

Sexo y embarazo

Cuando te quedas embarazada se inicia todo un proceso de cambios (y ya no hablo después del nacimiento). Estos cambios los vivirán los dos miembros de la pareja. Y el sexo durante el embarazo tambien vivirá cambios.

Estar en estado no significa estar enferma, aunque algunas mujeres viven algunos síntomas que no son nada agradables. Pero, también hay muchas mujeres que lo viven desde el placer, desde conectar con un momento único en su vida. Sí que hay una parte de “suerte” que tu cuerpo te acompañe, pero también es igual de importante la actitud con la que decidas vivir este periodo.

Tu ginecóloga y comadrona te harán un seguimiento para poder saber que el proceso se está realizando de forma sana, y te dará consejos de aspectos a tener en cuenta. Pero de lo que no te hablan es de cómo vivir el sexo en este periodo. El cual, también cambiará mucho mientras estas embarazada, y también cuando seáis tres en la relación.

Espero que con este artículo puedas resolver alguna duda o miedo.

Cuándo mantener relaciones durante el embarazo

  • Durante el embarazo se pueden mantener relaciones sexuales, si tu ginecólogo no te dice lo contrario. Y si te da alguna indicación porque puede ser peligroso. Que te aclare los detalles de lo que no puedes realizar. Por ejemplo si te dice no tengas relaciones sexuales, concreta a qué se refiere: ¿No penetración vaginal?; ¿no penetración anal?; ¿NO tener orgasmos?……
  • El bebé NO se puede enterar que practicas sexo. Cómo mucho disfrutará que le estás acunando.
  • El coito NO puede provocar un aborto. Si hay riesgos ya te lo dirá el profesional.
  • La penetración NO puede hacer daño al feto. El bebé está muy bien protegido en su bolsa
  • El orgasmo NO puede provocar un parto prematuro
  • La introducción del pene en la vagina NO puede provocar una infección en el cérvix, siempre y cuando no tenga ninguna enfermedad de trasmisión sexual (que también es peligroso cuando no estás embarazada)
  • Las mujeres embarazadas tienen deseo. A Algunas les aumenta y a otras les disminuye. Pero si a ti te gusta el sexo antes de quedarte en estado te seguirá gustando después. . Puede cambiar la libido y el deseo durante este periodo, pero una variable importante al respecto es que va a depender de la valoración y significado que tiene la sexualidad para la mujer. Lo que quizá tengas que cambiar son algunas conductas para adaptarlo a la situación
  • La penetración anal NO es peligrosa, si no hay ninguna enfermedad de trasmisión sexual. Eso sí, nunca penetrar vaginalmente después de hacerlo analmente y no haber realizado una higiene por medio.
  • Si te gustan los vibradores, NO hay peligro en utilizarlo mientras estés en estado.
  • El sexo oral es una práctica segura, NO hay riesgo para ninguno de los miembros si los dos están sanos.

Ten en cuenta que:

  • Todo vale si a los dos les vale
  • Más vale calidad que cantidad.
  • Probar alternativas a la penetración
  • Ser conscientes que es una etapa de cambios, que pasará.
  • Tus labios vaginales pueden estar más hinchados que antes de este periodo, ya que hay más sangre acumulada. Esto puede hacer que estén más sensibles.
  • Puedes lubricar mayor cantidad de flujo. Puede cambiar tu olor de los genitales
  • Tus pechos además de crecer están mucho más sensibles. Ayuda a tu pareja a que reaprenda a tocarlos como a ti te apetece más.
  • Tus orgasmos pueden ser algo diferentes, ya que uno de los participantes en este proceso es el útero, por lo que quizá las contracciones sean mucho más suaves o casi inexistentes. Pero igualmente puedes disfrutar del resto de sensaciones
  • Observar, aceptar y respetar estos cambios
  • Probar nuevas posturas, nuevas formas de hacer el amor como sexo telefónico…
  • Fomentar la comunicación, hablar de las inquietudes, miedos y tensiones que surja, esto os ayudará a superarlas y a sentiros más unidos. Si no se hace puede provocar lo contrario.
  • Los masajes perineales, además de terapéuticos, contribuyen a mejorar la intimidad e intensidad de la relación
  • Entrenar la succión de los pechos, además de ser muy agradable para ambos, puede ayudar a mejorar la subida de la leche para cuando nazca el bebé. Puede pasar que en algun momento aparezca algo de calostro o de un poco de leche (cuando haya nacideo el bebé). LO mejor es normalizarlo, hablarlo, si se incorpora con humor puede ser agradable. pero si a uno de los dos les molesta, con una pequeña toallita se puede arreglar.
  • Explorar en pareja la nueva sensibilidad del cuerpo con masajes eróticos
  • Hacer ejercicio llena de energía y disminuye el malestar, mejorando el deseo
Sexo y embarazo
Posturas sexuales durante el embarazo
Sexo y embarazo
Posturas sexuales durante embarazo