Cómo sobrevivir a una ruptura

Cómo sobrevivir a una ruptura

Una de las consultas que se realizan con mayor frecuencia en psicología es la relacionada con temas de desamor. Son muchas las personas que consultan por síntomas de tristeza, desmotivación a raíz de una ruptura sentimental. Si bien es cierto que el amor es una experiencia renovadora, energética, motivadora, no debemos olvidar que a veces el amor duele.

Cómo sobrevivir a una rupturaCuando una pareja presenta una crisis puede verse como una oportunidad de cambio o bien como un obstáculo que no se consigue solventar. El conflicto puede resolverse fortalecimiento los vínculos, o bien, en caso de no ser superado, produciéndose una ruptura. Aunque poner fin a una relación no es tarea fácil, en ocasiones cuando los miembros de esta unión no encuentran la manera de resolver sus diferencias y no consiguen conciliar el bienestar individual con las necesidades de la pareja, la ruptura suele ser la mejor de las opciones, porque con el amor no basta, amar no es siempre suficiente para continuar en una relación.

Llegados a este punto de no resolución de las diferencias la ruptura se convierte en un hecho y las personas que lo padecen suelen pasar por diferentes fases. La bibliografía establece diferentes clasificaciones, aunque no todo el mundo pasará de igual modo por ellas. Todo dependerá de los recursos que tenga cada persona, de las circunstancias que rodeen a este hecho y del apoyo social que pueda tener la persona.

Las fases del duelo

Cómo sobrevivir a una rupturaLas fases de un duelo suelen ser las siguientes:

Negación: caracterizado por la sorpresa inicial ante el desenlace, la persona experimenta un shock emocional que dificulta la asimilación de la noticia. Suelen ser habituales en esta fase inicial expresiones como “no puede ser verdad”. La persona presenta incredulidad ante la realidad de la pérdida. Es la primera emoción a la que hacemos frente, la sorpresa, que nos deja descolocados y fuera de juego.

Depresión: es un estado en el que se comienza la asimilación de la pérdida. Se caracteriza por un estado de desesperanza, desmotivación y apatía generales. Se desmoronan los esquemas, se diluye la ilusión puesta en aquel proyecto y la persona siente que su vida está carente de sentido.

Cómo sobrevivir a una rupturaRabia: es la fase del “¿por qué a mi?”. Suelen aparecer sentimientos de injusticia que acostumbran a dirigirse contra quien se considera causante de ese dolor, de esa ruptura. Irritabilidad, inquietud y cólera son signos que representan esta fase. La rabia es necesaria para distanciarse de los sentimientos que generaban un fuerte vínculo con la persona amada, aunque es necesario canalizarlos correctamente, con responsabilidad sobre uno mismo y sin traspasar los derechos de los demás.

Aceptación: en esta fase la persona extrae el aprendizaje derivado de la pérdida y desarrolla nuevos recursos para hacer frente a la adversidad. Se comienza a negociar de nuevo con la vida, recuperando la ilusión por vivir sin la persona amada. Para muchas personas esta fase les posibilita un crecimiento personal, al reconocer las ganancias derivadas de esa pérdida. Una persona que pasa por experiencias dolorosas, hace frente a ellas y aprende a pasar dignamente por el dolor inherente a cualquier obstáculo, es una persona que se siente en estado de paz interior.

Cómo sobrevivir a una ruptura-Por último, en la fase de Reorganización, se reposiciona a la persona ausente en un nuevo lugar que no hiere. En esta fase la persona puede replantearse su existencia en otros términos más adaptativos.

Si estás pasando por una fase de duelo o pérdida, recuerda que tras cada experiencia de dolor o sufrimiento hay una oportunidad para crecer, para reprogramar una visión del mundo que te permita una mayor adaptación. De cualquier crisis se puede salir, pero sólo aprendiendo a atravesar por el dolor dignamente.

Y si necesitas ayuda, puedes ponerte en contacto con nosotros para empezar el camino hacia la fase de reorganización.

Rellena el siguiente formulario y te responderemos lo antes posible.

*Campos obligatorios