¿Son los cambios una oportunidad?

 

break 1¿Cómo te planteas los cambios en tu vida? ¿Éxitos, fracasos, novedosos, silenciosos, con dudas, inseguridad o…. como OPORTUNIDAD?

Todo proceso de coaching empieza delante de la necesidad de cambio, por ello no es de extrañar que la primera pregunta del proceso siempre sea; ¿Qué quieres cambiar? y la segunda sea ¿Para qué quieres hacerlo? La mayoría de veces, detrás del discurso de cambio hay un trasfondo de obligación “tengo que cambiar” o de inseguridad “no sé si hacerlo” o de duda “Ufff a ver… que me espera” o un largo silencio que nos lleva a pensar “¿estaré haciendo bien?”

Delante de cualquier cambio que queramos hacer hay dos cosas importantes que determinarán un resultado u otro. En primer lugar saber cómo nos sentimos delante de este cambio: ilusionados, expectantes, inseguros, motivados, reservados. etc. Muchas veces queremos y necesitamos un cambio pero en algunos casos y debido a las circunstancias personales puede que no sea el mejor momento o lo más conveniente para nosotros. Y en segundo lugar, está saber ¿Para qué quiero cambiar? ¿Qué me aportará ese cambio? Muchas veces los cambios vienen provocados por los intereses o expectativas de terceros y en consecuencia ni nos hacen sentir bien ni el resultado será óptimo para nosotros.

La importancia del cambio no es tan sólo hacerlo, es sentirte bien con él a nivel racional y también a nivel emocional.

Algunos clientes me comentan que si supieran que les va a salir bien, seguro que cambiaban. Y yo les pregunto, ¿Qué te impide cambiar? muchas veces son creencias o discursos que nos vamos repitiendo una y otra vez hasta que nos confirma que es verdad, que no puedo cambiar. Por suerte la vida la podemos planificar pero lo que en ella pasa a veces es incierto. Lo cierto es lo que nosotros podemos hacer por conseguir los cambios propuestos. Ahí es donde está la oportunidad. Esta no es un cambio de pensamiento o un propósito que me planteo cada día partir de mañana. La oportunidad es cuando decido dejar de sentir lo que siento delante del NO cambio y cuando comprendo que hacer ese cambio me conducirá a conseguir mis objetivos. ¿Quién no quiere ser la mejor de sí mismo? Delante de estos planteamientos se nos abre la ventana de la oportunidad que nos ofrece los motivos suficientes para pasar a la acción y conseguir nuestros objetivos.

Y tú, ¿Qué es lo que quieres cambiar?

Te espero ¡¡¡