“Soy el capitán de mi alma, soy el dueño de mi destino”

En estos días que despedimos a un gran hombre referente en la historia actual en la defensa de grandes valores humanos tanto en la integridad individual como social…unos versos que leía Nelson Mandela en sus años privados de libertad y durante muchos de los cuales también privado de contacto social (le permitían una vista de 1/2hora cada seis meses y escribir tan sólo un par de cartas al año)…en esa situación de privación de sus libertades más básicas, aprendió muchos de los valores y se capacitó para liderar una sociedad con grandes diferencias y enseñarnos también la gran capacidad del ser humano de renovación, la resilencia y la suficiencia incluso en las situaciones más complejas.


Lo importante no es dónde, cuándo y cómo sino que no nos falte la capacidad de amar y ser amados.


Rosa llano