asertividad

Leer más

Un mundo complejo, cultivo para los conspiranoicos

Hay poderes desconocidos que mueven el mundo. Son el verdadero gobierno de nuestras naciones. O esto es lo que creen los conspiranoicos, un nuevo fenómeno psicológico y social que parece ser que está en alza, o al menos es más visible. Los conspiranoicos creen en teorías difícilmente demostrables sobre los hilos que mueven el mundo,(…)

Liberarte del deseo de tener la razón.

Leer más

Liberarte del deseo de tener la razón.

    ¿Cuántas veces al día te repites estas palabras o algunas de sus variantes? Era yo quien tenía razón. Eres tu quien se equivoca. Si quieres vivir relajada, no te preocupes por tener o no la razón.En demasiadas ocasiones comprobamos cómo querer imponer nuestras razones y opiniones a los demás nos cuesta caro. El(…)

Leer más

Atrapado por la rabia

Contaba un maestro que, cuando era niño, su carácter impulsivo lo hacía estallar en cólera a la menor provocación. Cuando esto sucedía, casi siempre se sentía avergonzado y se esforzaba por pedir disculpas a quien había ofendido. Un día su maestro, que lo vio dando justificaciones después de una explosión de ira a uno de(…)

Leer más

Burn out – mi trabajo me quema

Una persona puede sospechar que está desarrollando el síndrome de burnout cuando su calidad de vida se ve afectada en su ámbito personal por causas profesionales. El primer efecto es el de desarrollar estrés crónico por causa de las características propias de su trabajo. Algunas de sus causas son la dificultad en las relaciones profesionales(…)

Leer más

Aceptar el valor de un NO

El estrés tiene un motivo principal, y suele ser el abarcar demasiado, más de lo que es materialmente posible. Cuando sobrepasamos nuestras fuerzas, multiplicamos horas inexistentes y aceptamos demasiados compromisos lo podemos pagar con insomnio, ansiedad o problemas cutáneos o intestinales. Solemos asociarlo al trabajo, pero también es extensible a nuestra vida privada. Ahora que(…)

Algunas ideas para hacer peticiones.

Leer más

Algunas ideas para hacer peticiones.

  En el artículo anterior hablé de la importancia de estar conectadas con nuestras necesidades. Una vez conectamos con ellas, se nos hará necesario en algunas ocasiones hacer peticiones a los demás para de esta manera asegurarnos que nuestras necesidades pueden ser satisfechas, o al menos, nuestros esfuerzos habrán ido por ese camino. En primer(…)

Leer más

Reconciliar ambición y realidad: aceptar

Un individuo iba paseando por el campo y se encontró un pastor. Por empezar una conversación con él, lo saludó y le preguntó: – ¿Qué tiempo crees que tendremos hoy, buen hombre? – Y el pastor le contestó: – El tiempo que yo quiero. – ¿Y cómo estás tan seguro que hará el tiempo que(…)

Leer más

Reconocer el abuso emocional

Puede que te pase con cierta frecuencia. Estás en compañía de ciertas personas y al final te vas con un mal sabor de boca. O mejor dicho, algo te molesta en la boca del estómago. Parece culpa o vergüenza, pero no sabes muy bien por qué. Esas relaciones no fluyen, siempre eres tú el que(…)

Leer más

¿Prefieres ser escorpión o rana?

Cierto día una rana estaba tomando el sol en la orilla de un río. Mientras disfrutaba de su siesta, se le acercó un escorpión que le suplicó con cara de pena: Amiga rana, necesito cruzar el río pero me es imposible nadar ¿Tú me podrías ayudar? Bueno, yo te ayudaría, pero es que creo que(…)

¿Te comunicas sin violencia?

Leer más

¿Te comunicas sin violencia?

  Alguna vez te has preguntado si te comunicas de una manera adecuada, sin violencia y contribuyendo a la posibilidad de diálogo. La verdad es que nos comunicamos todos los días y muchas veces al día. Sin embargo, si analizamos cada una de nuestras conversaciones con terceros, seguro que no en todas ocasiones nos hemos(…)

Leer más

La provocación es un regalo envenenado

En un pueblo de Japón vivía un gran samurái, ya anciano, que se dedicaba a enseñar a otros jóvenes su arte. A pesar de su edad, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario. Cierto día un guerrero impetuoso y soberbio pasó por la casa del viejo. Era famoso por utilizar(…)

Leer más

¿Qué puedo hacer si tengo ‘mucho carácter’?

Había una vez un niño que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debía clavar un clavo en la cerca. El primer día el niño había clavado 37 clavos en esa cerca. Al paso de las siguientes semanas, mientras aprendía(…)