¿Quieres cambiar al otro?

¿Cuántas veces has querido cambiar a tu pareja, a tu jefe, a tu madre, a tu hijo o ya puestos a algún amigo? ¿Cuántas veces has acusado todos tus males a la culpa del otro? Sucede bastante que responsabilizamos al otro de todas nuestras “desgracias” o incluso de las decisiones que tomamos fruto de reacciones(…)