Me gustaría que… (Las fantasías sexuales)

Cuando la realidad nos agobia, nos subyuga o nos supera , la fantasía es una puerta para huir. No es una escapada permanente porque, por bonito que sea el lugar donde nos lleve , sabemos que no es real. Y ese es su atractivo, sobre todo cuando hablamos de sexo. Aquella escena que has visto(…)