Tomar conciencia del presente.

  Muchas veces el ritmo al que estamos sometidas hace que no estemos conectadas a nuestras emociones y sensaciones corporales. Esto hace difícil que podamos conectar con lo que realmente queremos y necesitamos. En ocasiones, caminamos anestesiadas por la rutina, sin tomar conciencia de aquello que nos quita energía, y por lo tanto, no nos(…)