Abandonar el control y rendirnos a la incertidumbre.

Muchas personas tienen la necesidad de entender el mundo que les rodea, teniendo o percibiendo control sobre el mismo. Cuando un acontecimiento reduce el sentido de control de la persona, se pone en marcha la “motivación de control”, lo que puede llevar a generar intentos mayores por controlar la situación, que a la larga puede producir,(…)