Cicatrizar las heridas para que no duelan

Las heridas. A veces recibidas, a veces provocadas. En ocasiones el destino es el que hace que se presenten y en otras situaciones es nuestro no saber el que hace que se instauren en el ser, en la parte más interna y profunda de uno mismo. Ninguno nos libramos de haber experimentado alguna herida o(…)