¿Te cuesta tomar decisiones?

 

 

¿Has notado alguna vez que tomar una decisión va acompañado por una sensación intensa de miedo a equivocarse y miedo a la crítica por parte de los demás? ¿Ésta sensación ha llegado al punto de paralizarte? Voy a exponer en este artículo algunas ideas para entender este fenómeno.

¿Qué es una toma de decisión?

Una toma de decisiones a nivel individual se caracteriza por el hecho de que una persona encuentra y elije una solución para resolver un problema que se le presenta en la vida. Esta toma de decisiones implica un razonamiento desde la parte más racional, pero también implica conectar con nuestras emociones. La integración de estas informaciones hará que tomemos decisiones de un amanera más segura, con la sensación y tranquilidad de que hemos elegido lo más adecuado para nosotras.

La toma de decisiones consiste, básicamente, en elegir una opción entre todas las disponibles, es importante tener en cuenta que decidamos lo que decidamos nunca podemos estar 100% seguras de nuestra elección. Elegir una opción siempre será perder algo y además precisa tolerar cierto grado de incertidumbre.

Las personas que sufren un problema con la toma de decisiones pueden sentir lo siguiente:

  • Pérdida de contacto con las propias emociones: Si no estamos en contacto con nuestras emociones al tomar una decisión, estamos saboteamos nuestro proceso de toma de decisiones porque la decisión tiene que ir en la misma dirección que nuestras emociones, si no, se producirá un conflicto interno.
  • Evitación de situaciones que pueden producir miedo, con la finalidad de no experimentar el sufrimiento que se produce al enfrentarse a la situación de tener que tomar una decisión.
  • Desconexión de nuestros valores y objetivos: No conocer nuestros valores es como si no los tuviéramos. Al evitar la elección se fortalece la carencia de valores con lo cual las elecciones se hacen cada vez más difíciles, creándose así un círculo vicioso.
  • Falta de confianza en sí misma.
  • La dependencia y la necesidad de agradar a los demáspueden tener un proceso de anulación del propio yo. La dependencia de los demás dificulta el proceso de elección puesto que se eligen las opciones que pensamos que van a agradar a los demás.
  • Perfeccionismo y miedo al error.
  • Emoción de culpa que se puede sentir si se toma una decisión determinada.

Concluyendo, a la hora de tomar una decisión será importante analizar si algunos de los bloqueos u obstáculos psicológicos antes enumerados me pueden estar afectando. Para realizar esta tarea será importante hacer un importante ejercicio de autoexploración e introspección.

Ante una situación de bloqueo podemos preguntarnos: ¿Qué siento en estos momentos?, ¿Qué sentiría si…? ¿Cuáles son mis valores y objetivos? ¿Cuáles son las cosas importantes para mí? ¿Estoy intento agradar a alguien?