¿Sabes cuidarte?

Como seguramente muchos de vosotros, yo he recibido esta semana el artículo titulado “El boli verde”. Hoy me gustaría comentarlo y compartirlo, darle un poco más de espacio. Por si acaso alguien no sabe a qué artículo me refiero, aquí os dejo el enlace:

El boli verde

338-1A pesar de ser un tema bastante frecuente en nuestro día a día, en nuestra forma de afrontar las dificultades, muy pocas veces nos paramos a reflexionar sobre la manera en la que nos han enseñado y cómo afecta esto sobre nuestra autoestima. Esa autoestima mágica que es la base de nuestro ser y la mayor responsable de como acaban resultando nuestros actos. Aunque para algunas mamás pueda ser un motivo de reflexión más sobre crianza, me gustaría que antes fuéramos los adultos los que revisáramos la manera en la que nos juzgamos nosotros antes de juzgar los actos ajenos. Por un momento, date la oportunidad de recordar de qué manera aprendiste cosas tan importantes de tu ser como qué es lo que se te da bien, cuáles son tus puntos fuertes, cuáles son tus mejores virtudes y tus cualidades más preciadas. Te animo a que antes de seguir leyendo, cojas una hoja y lo escribas.

¿Listo? Si has podido poner al menos cinco, o mejor más, te felicito. Si lo primero que venía a tu mente es la cantidad de defectos y fallos que tienes, eres un ejemplo más para afirmar el resultado del estudio.

Además de procurar mejorar todo aquello que sea mejorable en nosotros por fuera, cuidemos también todo lo que podemos hacer mejor por nosotros mismos por dentro. Háblate con respeto, aconséjate con cariño, regálate más paciencia. Coge tu propio boli verde y señala cada noche antes de dormir todo lo que ha salido bien ese día. Le regalarás un hermoso momento a tu niño interior y seguramente otro igual de bueno a tu entorno.