Tiempo y espacio para estirarse

¿Tienes animal de compañía o la oportunidad de observarlos?, ¿perro, gato?. Si es así verás con qué frecuencia y naturalidad se estiran y se desperezan, cuando se despiertan, cuando llevan mucho rato quietos… Forma parte de su dinámica, de sus movimientos naturales. De la de ellos y de la de otros mamíferos, entre los que deberíamos encontrarnos. Civilizarnos, crear toda una sociedad tan compleja como la nuestra y desarrollarnos para crear las diferentes culturas en las que el ser humano se expresa, tiene sus muchas ventajas, pero también inconvenientes. Y entre ellos está la desconexión con nuestro cuerpo y con determinados hábitos saludables y beneficiosos que hemos perdido, como, por ejemplo, estirarse.

Por la mañana, al despertarnos, lo primero que deberíamos hacer estando aún en la cama es estirar brazos y piernas, desperezarnos, movernos suavemente en diferentes direcciones, lentamente,para activar el cuerpo después del reposo del sueño. Esa es una parte inherente a nuestra biología que deberíamos recuperar.

Y después está la búsqueda de un tiempo y un espacio concretos para estirarnos de manera consciente, coordinando el movimiento con la respiración. Puede ser un tiempo de unos 15 minutos al día (mínimo), por la mañana o por la noche, aunque al inicio del día las articulaciones y la musculatura agradecen el calentamiento y la puesta a punto para el día que hay que afrontar. Pueden ser estiramientos generales (cervicales, cintura escapular/hombros, cintura pélvica/lumbares y extremidades) o bien de alguna zona en concreto que tengamos especialmente rígida y queramos trabajar, como la zona cervical (para quien tenga dolor y rigidez ahí) o la zona lumbar, por ejemplo en caso de ciática recurrente.

Se puede acudir a un profesional para que nos guíe y enseñe y hacerlo después en casa cada día.Y para el que hace deporte, es muy conveniente estirar y calentar la musculatura y las articulaciones antes y después de la práctica. Es una forma de mantener los músculos flexibles y evitar lesiones.

Encontrar en nuestro día a día un tiempo y un espacio para estirarse, es sano, útil, necesario y muy natural dada nuestra condición así como una manera de acercarnos a nuestro cuerpo, observarlo y saber cómo está, y si es necesario hacer un trabajo más específico en las zonas en las que detectemos problemas.