#timethepoint

Screen Shot 2016-04-15 at 20.13.04

 

Un nuovo contributo di Federica Perra:

 

Cuantos de vosotros tienen familiaridad con los hashtag, eso de ponerle una almohadilla antes de una serie de palabras juntadas a formar una pequeña descripción de una foto?!? Una imagine de momentos vividos en un dado instante que, de esta forma, allí se queda, para ser compartido con vuestros amigos virtuales y no.
Para llegar a ese momento pero, ese “aquí y ahora” del que tanto os he aconsejado disfrutar, os habéis preparado o habéis dejado todo al caso?
Es importante mantener siempre la espontaneidad y vivir la vida con naturalidad, pero hace falta también una buena dosis de organización; de forma contraría, el riesgo sería perder parte de una de las cosas más preciosas de las que disponemos y tenemos en nuestras manos, sin estar, muchas veces, perfectamente cocientes. Gracias a la metáfora del hashtag, me gustaría hablaros de un elemento clave en nuestra vida: el Tiempo.
Imaginemos abrir una cuenta bancaria que cada día nos ofrezca 86400 euros con solo una regla para respectar: al terminar del día todo el dinero no gastado caduca, se pierde.
Qué haríais? Por supuesto, gastaríais la cantidad por completo, no?
Lo mismo, entonces, tendría que pasar con el Tiempo, porque cada día nuestra “banca de Vida” nos ofrece 86400 segundos que merecería la pena disfrutar hasta el último, sin perder la oportunidad de invertirlos hacía un objetivo.

Acerca de este tema, resulta importante recordar que no solo basta tener claras nuestras metas, sino es necesario dedicarse a la construcción de un buen plan de acción que nos permita organizar nuestro tiempo de forma productiva.
Os dejo, entonces, unos consejos para desarrollar uno eficaz:
– una vez identificados nuestros objetivos, será importante descomponerlos en sub-objetivos a corto plazo; de esta forma conseguiremos entender y fijarnos en los pasos concretos para seguir en la realización del resultado final, ya que este último se constituye por la suma de ellos;
– escribiremos, entonces, los pasitos que queremos y hace falta dar y los apuntaremos en nuestra agenda, organizándola para dedicar un tiempo en cada uno de ellos de forma diaria;
– cada éxito y cumplimiento de estos pequeños retos tendrá que ser marcado al terminar del día: de esta forma conseguiremos alimentar un circulo positivo de confianza en nuestras capacidades con un consecuente aumento de la autoestima y de la autoeficacia; ambos aspectos nos facilitaran el recorrido hacía el objetivo a largo plazo;

si un día nos despistamos y pasamos de nuestro objetivo, no tenemos porqué desesperarnos. No todo está perdido, calma y ánimo; sabemos perfectamente como portarnos delante de un problema y cómo siempre me gusta decir “a problema, solución”: actuaremos estratégicamente para poner en marcha un plan de recuperación, según el esquema que ya conocemos;
– podemos elegir plantear los objetivos semanalmente o mensualmente, según preferencias; es importante, pero, dedicar un momento exclusivo en la realización de la lista, posiblemente siempre el mismo día de la semana y a la misma ahora, estando bien enfocados en la tarea. De esta forma conseguiremos adquirir un rutina de planificación con la que iremos tomando confianza.
Es muy importante reconocer y celebrar los resultados para que, sobretodo en caso de dudas hacía el futuro, nos podamos fijar en las sensaciones positivas experimentadas, éxito tras éxito, en los días -o semanas- anteriores, recordándonos que podemos seguir adelante con confianza y por esto, con una carga extra de energía positiva!

<< Un minuto que pasa es irrecuperable. Conociendo esto, cómo podemos malgastar tantas horas?>>
Mahatma Gandi

*Consejos para los más tecnológicos: la clásica agenda puede ser substituida por aplicaciones para Smartphone (disponibles en Google Play y App Store) cómo: Fantastical, Awsome Note, Wunderlist, Any.Do, iPlan.