tocar la barriga de una embarazada

tocando embarazada

Vivir un embarazo en primera persona (y dos veces) me ha dado la oportunidad de aprender y vivir muchas cosas., Pero hoy quiero reflexionar sobre cómo viven los demás estar ante la presencia de una persona que está en estado “embarazoso”. Y la libertad que se toman en tocar la barriga de una embarazada.

Estamos en una sociedad en la que el contacto físico se limita a las personas más cercanas (y a veces ni esto). Sólo hay que fijarse cuando se entra en un ascensor, la gente tiende a ponerse lo más alejada posible de la otra persona con la que comparte habitáculo. No estoy descubriendo nada nuevo, ya que existen muchos estudios que han evaluado las diferentes distancias físicas que mantenemos ante la presencia de los otros, (llamado a este fenómeno como proxemia), que regulamos de forma automática para seguir manteniéndonos cómodos ante el otro. Va desde la distancia más intima que se definiría como aquella que se mantiene con las personas de más confianza, es una distancia que puede ser muy corta y con la posibilidad de contacto físico… (Podría ir de 15 a 45 cm de distancia entre las dos personas). Cuando alguien al que no le hemos dado permiso se nos acerca “más de lo permitido” nos incomodamos, y para salvaguardarnos nos separamos un paso, cruzamos los brazos… (a veces esto no es ni consciente). A medida que las personas con las que nos relacionamos es de menos confianza, como compañeros de trabajo, amigos, la distancia que necesitamos es más grande… (Distancia personal), el contacto físico suele ser poco o escaso. Hasta llegar a la que utilizamos ante personas completamente desconocidas, con las que necesitamos aumentar el espacio que mantenemos con el “otro” para sentirnos bien, sería la distancia social (que es de una media de más de 360 cm).
Esto es algo aprendido de forma inconsciente, no verbal, nadie nos ha explicado explícitamente cómo funciona este juego de proximidades y contactos (que varía de una cultura a otra). Pero, algo tan interiorizado durante tanto tiempo, y dado por sentado no funciona cuando estás embarazada. Descubres que se abre la veda, tu barriga se convierte en un lugar público que se puede tocar sin, incluso, pedir permiso. Las primeras veces que esto sucede es una experiencia totalmente chocante y sorprendente (y pasa normalmente con familiares y conocidos íntimos). Este fenómeno se va ampliando y generalizando hasta el punto de que gente totalmente desconocida percibe un poder de atracción hacía esa barriga sobresalida. EL ejemplo más chocante me lo he encontrado en el gimnasio, en las duchas una mujer de mediana edad se acercó a mi ducha para acariciar mi vientre sonriendo, dijo un par de frases y se retiró como vino.

Al principio me molestaba que la gente no me pidiera permiso para tocarme la barriga, pero en vez de mal vivir la experiencia (que se iba repitiendo cada vez con más frecuencia) decidí reconvertirla en algo positivo, y percibirla como un momento en mi historia vital donde soy acariciada y tocada con cariño y ternura por la gente que me rodea, tanto conocidos como desconocidos.

Pero lanzo la pregunta, ¿qué hubiera pasado si me molestara enormemente ese contacto no solicitado? embarazada