Varices y pesadez en las piernas

 

foto1juniooo

 

Cada año con la llegada del verano y el ascenso de las temperaturas, las personas que padecen problemas de circulación en las piernas observan que las venas se dilatan y sus síntomas se acentúan. También aumenta la tendencia a acumular líquidos en piernas y tobillos (edemas). Así pues, en verano es habitual percibir más las varices y tener más la sensación de piernas cansadas y con pesadez.

Las mujeres sufren este problema con una incidencia cuatro veces mayor que los hombres y las personas con sobrepeso tienen un riesgo aún mayor. El riesgo también aumenta a medida que envejecemos,por ello una de las claves para mejorar la circulación es el mantenimiento de una correcta salud de la pared de los vasos vasculares (arterias, venas, capilares etc),siendo los radicales libres el principal desencadenante de su deterioro degenerativo. En este sentido conviene incluir en nuestra dieta, durante todo el año, alimentos con propiedades antioxidantes(sobre todo frutas, verduras y hortalizas) o tomar suplementos alimenticios como vitamina C o coenzima Q10, entre otros.

Sobre todo en esta época veraniega hay unas pautas básicas a seguir que nos ayudarán a mitigar las molestias circulatorias propias de esta época:

1- Activar las piernas. Se debe evitar permanecer mucho tiempo de pie o sentado (sobre todo con las piernas cruzadas).

2-Practicar el deporte adecuado. Caminar es el ejercicio más beneficioso para la circulación venosa, sobretodo hacerlo descalzo en la orilla del mar.

3-Evitar las fuentes de calor, ya que este favorece la dilatación venosa (tomar el sol en las piernas, depilarse con cera caliente o baños calientes)

4-Refrescar las piernas. El frío provoca la contracción venosa (duchas con agua fresca que activan la función venosa y alivian la sensación de pesadez y dolor)

5-Evitar el estreñimiento y el sobrepeso (dieta variada, equlibrada y rica en fibras)

6-Utilizar ropa cómoda (demasiado ceñida comprime las venas y bloquea la circulación de retorno)

7-Llevar habitualmente el tacón adecuado (2-3 centímetros es el más aconsejable)

8-Los masajes en las piernas, desde el pie hacia el muslo, favorecen el retorno venoso.

9- Favorecer ese retorno venoso en la cama, por ejemplo, realizando movimientos de pedaleo o elevando las patas de la cama de 10 a 12 centímetros.

10- Existen una serie de cremas y suplementos alimenticios que pueden ayudar a activar la circulación. Entre sus ingredientes destacan : castaño de Indias, rutina, cantella asiática, vid roja , mirtilo o rusco. Todos ellos serán de gran ayuda y minimizarán los efectos del calor sobre la circulación .