Volver al hogar

Todos sabemos lo que significa esta expresión : volver a lo conocido, a lo seguro, a lo tuyo desde siempre, al origen. ¿ A qué nos referimos si lo relacionamos con nuestro cuerpo?.

Como hemos hablado otras veces, el cuerpo, ese gran desconocido pese a ser el vehículo que nospermite vivir y ser, puede ser también el medio a partir del cual volver a esa zona segura y sin fisuras de la que hablábamos al principio.Para ello introduciré la noción de lo que en terapia craneosacral se denomina Linea Media, concepto válido no sólo para esta terapia en concreto si no para volver al centro en el día a día cuando sea necesario.

La Linea Media, como su nombre indica, es ese eje central a partir del cual se organiza la energía para desplegar el movimiento, la actividad y por extensión la misma vida. Ya desde el estado embrionario,la primera linea que se forma, llamada primitiva o primaria, da origen al notocordio hacia las tres semanas de gestación. Según se va desarrollando se convierte en la columna vertebral que alberga el SNC, alrededor del cual se organizan el resto de estructuras a nivel anatómico. Esto nos ayudará a centrar en una estructura física, nuestra columna, ese eje como referencia para recuperar la verticalidad y el equilibrio físico en la postura y como símil, el centro y equilibrio emocional. Muchas culturas orientales contemplan esta noción de eje central o Linea Media. En el yoga estaría determinada por los diferentes chakras, o vórtices energéticos , que se sitúan a lo largo de la columna desde la base de nuestra pelvis hasta la colronilla y por donde asciende, según la disciplina del yoga, la energía Kundalini. El Chi Kung , disciplina física dentro de la Medicina Tradicional China, también desarrolla muchos de sus movimientos a partir de este eje , que en MTC constituye un meridiano fundamental que recorre la columna, el Du Mai. La medicina Ayurveda (medicina tradicional hindú) habla también de un canal central conectado a los diferentes canales secundarios o nadis, por los que circula el prana o energía vital.

En cualquier caso, lo importante es recuperar esta noción de eje, de centro, al que recurrir cuando perdemos pie, tanto físicamente como a nivel emocional. Cuando todo se desmorona, cuando en el exterior todo es incierto o caótico, o dudamos , ahí está esa posibilidad, esa actitud de volver al centro y recuperar el aliento y la cordura. Y si lo ampliamos, como decíamos al principio, a la búsqueda de esa seguridad que nos da el hogar, podemos comprobar que , internamente,tenemos acceso a ese espacio. Inicialmente y como práctica diaria, cinco o diez minutos centrados en esa linea, respirando tranquilamente, nos irán introduciendo en ese lugar seguro al que nada ni nadie, salvo nosotros, tiene acceso y que nos puede proporcionar esa serenidad y equilibrio tan necesarios para afrontar el día a día en nuestra vida.