Y ahora… qué hago??

yahoraquehago

Uno de los temas más recurrentes en terapia es la incertidumbre o duda ante un dilema, algo que nos preocupa porque no encontramos la solución ideal. Por ejemplo: Continúo con mi trabajo o me arriesgo a buscar algo nuevo?, Realmente quiero estar con mi pareja o necesito experimentar cosas nuevas?, Estoy educando bien a mis hijos?…

Estos conflictos, en Psicología, son conocidos en la terminología clínica como Disonancia Cognitiva. La disonancia cognitiva se conoce como la tensión o incomodidad que percibimos cuando mantenemos dos ideas contradictorias o incompatibles, o cuando nuestras creencias no están en armonía con lo que hacemos. El modo en el que resolvemos esa tensión suele ser el resultado de lo aprendido desde que éramos niños, sobre cómo aprendimos a decidir y a confiar en nosotros mismos.

confiar-en-los-demas

Dicha tensión se experimenta con una sensación de malestar, ansiedad que cuando el dilema se alarga en el tiempo, puede dar como resultado verdaderos cuadros clínicos relacionados con los trastornos de ansiedad o la depresión.

Y bien… cuál es la respuesta? Qué hacemos cuando aparecen esos dilemas? La respuesta está en la confianza.

cómo-generar-confianza1

La confianza es una sensación de seguridad interna, que se relaciona con la tranquilidad de estar en lo cierto, lo que se traduce en una agradable sensación de bienestar. Ese es el pilar sobre el que tenemos que apoyarnos cuando afrontamos una situación que nos genera miedo o inseguridad.

La inseguridad no solo se afronta exponiéndonos a la situación, sino también respetándonos los tiempos que necesitamos para no tener la sensación de que nos lanzamos al vacío. Para que un aprendizaje sea eficaz y se consolide, necesitamos hacérnoslo fácil, procurarnos un contexto emocional que nos facilite ese proceso.

De la misma forma que cada uno de nosotros vivimos las situaciones de una forma distinta, también cada uno de nosotros necesita soluciones distintas, por lo que , potenciar esa confianza interna facilitará que, independientemente de la solución que adoptemos, nos ayudará a sentirnos bien con la situación y con nuestra decisión.

No todo pasa por afrontar, por conseguir, por hacer… los resultados son tan importantes como el camino. Procúrate un camino cómodo que te permita resolver, haciéndote la vida fácil, comprendiendo tus limitaciones, mejorándote progresivamente, sin obsesionarte por el resultado final. Permítete liberarte de tus miedos y confía en que nadie mejor que tú para saber qué es lo mejor para ti, la clave no está fuera, sino dentro.

“La libertad significa responsabilidad; por eso, la mayoría de los hombres le tiene tanto miedo

GEORGE BERNARD SHAW