Y si digo que no ¿qué pasa?

En las sesiones de esta semana ha salido mucho el tema del miedo a decir que no a las personas que amamos. El temor más grande es que nos dejen de querer, y cómo nos aterroriza, accedemos a cosas que no queremos o a “normas” que no compartimos.
Si no aprendemos a decir que no acabamos viviendo “la vida de los demás” actuando como ellos esperan de nosotros y perdiendo de vista nuestros deseos y nuestros criterios.
Cuando aprendemos a decir que no, mucha gente de nuestro entorno no lo acepta, otros intentan que te sientas culpable, otros se van por que ya no le interesa tener un amigo asertivo, pero los que se queden te felicitarán por tu aprendizaje y tu evolución.
A veces pensamos que perdiendo a los que decidan irse sufriremos mucho, nos sentiremos muy solos, a veces imaginamos el peor de los escenarios…
…para acabar diciendo “no hay para tanto” y darnos cuenta que estas personas en realidad ya no estaban, por que quien te quiere y está de verdad respeta tu libertad y tu forma de ser.
¡Buen entrenamiento de asertividad a todos!

 

Laura Contino
Directora del Centro