Ya no eres el mismo…

12715558_1659261627627742_5280439212117683705_n“El tiempo te ha cambiado, ya no eres el mismo”. Afortunadamente. Las personas tenemos la libertad y la oportunidad de cambiar de opinión, de replantearnos las cosas, de reinventarnos. Por algún motivo esto suele ser algo que se considera malo socialmente. Y esto a menudo provoca que las personas nos paralicemos y nos controlemos en exceso, no tomemos decisiones importantes por no parecer auténticos. Me refiero a que tenemos miedo de cambiar por si los demás pueden calificar eso de ‘falta de personalidad’ o de ‘incoherencia’. Nada más absurdo. Personalidad tenemos todos, no es cuestión de cantidad. Y la coherencia es interna, con nuestros pensamientos y sentimientos. Los juncos se doblan, son flexibles y por ello se adaptan al viento y la lluvia, pero no por eso dejan de ser juncos.

85b7ca9f2d262f06ff135419e130e0d4Creer demasiado nuestras etiquetas nos autoboicotea. Pensar que porque una vez elegimos o decidimos algo no tenemos derecho a cambiar no tiene sentido y no favorece a nadie (sólo a aquellas personas a las que ya les va bien que tú no te muevas…) Vi este vídeo de la actriz Kate Winslet recibiendo el premio de la academia de actores inglesa y me pareció inspirador ¿Qué te parece?

https://www.facebook.com/ElHuffingtonPost/videos/1080162475382542/?pnref=story

Cuando las personas nos quieren de verdad, nos valoran y respetan desean que seamos felices. Si necesitamos movernos, coger espacio, probar, equivocarnos, ‘viajar a otros lugares’, nos apoyan y acompañan con su ánimo. Sólo te frenarán los que se sientan incapaces o tengan baja autoestima, porque creerán que si ellos no pueden, tú tampoco. Toma tus propias decisiones, nadie vivirá tu vida por ti.