Con el paso del tiempo, el autocuidado ha ido adquiriendo mayor importancia tanto en la sociedad en general como en las consultas de psicología. Cada vez más personas buscan cuidar su salud mental y física mediante una amplia variedad de prácticas, ya que se ha pasado de ser visto como algo opcional a algo fundamental para la salud y el bienestar de uno mismo. 

En este artículo podrás saber qué es el autocuidado, quién puede beneficiarse de ello, y cómo se aborda este tema en nuestra consulta de psicología. 

¿Cómo definir el autocuidado? 

Etimológicamente, la palabra autocuidado está compuesta por dos palabras: 

  1. auto-, procedente del griego αὐτο que significa «propio» o «por uno mismo”.

  2. -cuidado, procedente del latín cogitātus que significa «pensamiento». 

Es decir, que la palabra autocuidado hace referencia al cuidado propio o el cuidado por uno mismo. 

A pesar de que no existe una definición unánime de autocuidado y esta tendrá un enfoque distinto dependiendo del foco de las investigaciones, podríamos afirmar que el autocuidado es el conjunto de acciones y hábitos que realizamos para mantener nuestro bienestar físico, emocional y mental. Este incluye cuidar de nuestra salud, establecer límites saludables, practicar actividades que nos gusten y nos relajen, y atender nuestras necesidades básicas; Es una forma de priorizarnos a nosotros mismos y mantener un equilibrio en nuestra vida. 

Además, el autocuidado y la autoestima están relacionados. El autocuidado puede contribuir a mejorar nuestra autoestima al hacernos sentir valorados y respetados, y al ayudarnos a reconocer nuestras necesidades y deseos como importantes. Además, una buena autoestima puede fomentar el autocuidado al hacernos sentir merecedores de cuidado y atención. Trabajar en ambos aspectos resultará beneficioso para nuestro bienestar general. 

¿En qué casos es importante prestar atención al autocuidado? 

Es fundamental cuidar de uno mismo independientemente de la edad, el género o la situación. Todos podemos beneficiarnos de dedicar tiempo y atención a nuestro bienestar emocional, mental y físico. No obstante, es especialmente importante en aquellas personas que experimentan altos niveles de estrés, agotamiento o que tienden a descuidarse a sí mismos por cuidar a los demás. 

Y te preguntarás ¿cómo se si yo debo focalizarme más en mi autocuidado? Si sientes agotamiento emocional, falta de energía, dificultades para manejar el estrés, problemas para establecer límites en tus relaciones o que llevas un tiempo descuidándote… si sientes algún tipo de malestar, pueden ser indicios de que necesitas enfocarte en ti y en tu autocuidado. 

¿Cómo trabajar el cuidado propio? 

La terapia psicológica acompaña en el proceso de aprender a cuidar de uno mismo emocionalmente, establecer límites saludables, practicar técnicas de relajación y manejo de estrés, y fomentar los hábitos saludables en general. Es un proceso individual que se trabaja en colaboración con el terapeuta. 

Cuidar de uno mismo emocionalmente implica aprender a regular las emociones (como reconocerlas, validarlas y darles espacio para expresar), buscar apoyo emocional cuando sea necesario, establecer límites sanos en nuestras relaciones y practicar actividades que nos brinden bienestar emocional, como por ejemplo la meditación o el mindfulness. 

Establecer límites saludables también implica saber decir «no» cuando sea necesario, respetar nuestros propios límites y los de los demás, comunicar nuestras necesidades y deseos de manera clara y respetuosa, y mantener relaciones equilibradas en las que se valoren las necesidades de ambas partes. Los límites saludables nos ayudan a mantener el equilibrio emocional y a prevenir el agotamiento. 

En cuanto a los hábitos saludables, se incluyen mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente, dormir el tiempo suficiente y descansar durante el sueño, mantener relaciones sociales positivas, practicar técnicas de manejo del estrés, evitar el consumo excesivo de alcohol y/o tabaco, y cuidar la salud mental y física mediante revisiones periódicas con los profesionales adecuados. 

“El autocuidado no es egoísmo, es una inversión en ti mismo/a.” 

El autocuidado es un aspecto clave para sentirnos bien, con una estabilidad y coherencia que nos ayudará a encontrar la calma y la paz en nuestras vidas. Es un acto de amor propio, muy confortable cuando se lleva a cabo y a la vez muy necesario. 

Si después de leer estas líneas se ha despertado algo dentro de ti con ganas de trabajar el cuidado en ti mismo de una forma más orientada o focalizada, en Dendros ofrecemos un espacio formado por un equipo de psicólogos y psicólogas que prestan toda su formación y experiencia para acompañarte en este proceso, tanto de forma presencial como online

¡Te esperamos! 

 Rocío Gago Castaño
Psicoterapeuta