El creciente fenómeno de la migración a nivel mundial ha llevado a la presencia de miles de individuos en países donde no se habla su lengua materna. Esta situación plantea importantes desafíos, especialmente en lo que respecta a la salud mental y la necesidad de servicios psicológicos.

Aunque, por tanto, el “problema” está muy extendido, se ha escrito relativamente poco sobre la experiencia del multilingüismo en psicoterapia; la complejidad intrínseca del tema es tal que lo convierte en un terreno adecuado para reflexiones tanto teóricas como metodológicas.

¿La posibilidad de expresarse en la lengua materna desempeña un papel crucial en la calidad y eficacia del proceso terapéutico?

En este artículo, exploraremos ciertos fenómenos asociados con el bilingüismo que tienen implicaciones significativas para la tarea de la psicoterapia. 

 Intentemos simplificar las cosas: 

¿Vives en el extranjero y aún no hablas bien el idioma? 

En este caso, donde el predominio de la segunda lengua es inferior a la lengua nativa, la publicación de Laguzzi A. L. sugiere que nos enfrentamos a un primer fenómeno: la barrera lingüística. 

El uso de la lengua materna, en este caso, permite una comunicación más fluida y precisa entre el terapeuta y el paciente. La capacidad de expresarse plenamente en la lengua de origen puede ayudar al paciente a transmitir sus pensamientos, emociones y experiencias de una forma más eficaz, lo que puede facilitar el proceso terapéutico. 

Además, la lengua materna puede estar muy ligada a la identidad cultural y emocional del individuo. Usar el lenguaje nativo del paciente en terapia puede ayudar a establecer una conexión más profunda y significativa con él, lo que puede fomentar un mayor sentimiento de pertenencia y comprensión. 

En este caso, si vivimos en un país extranjero y nuestro conocimiento del idioma aún es «pobre», sería preferible buscar un terapeuta que hable el mismo idioma que nosotros. 

Es útil dejar constancia de que la terapia online se ha convertido en un remedio eficaz en el campo de la psicoterapia para abordar las necesidades de las personas inmigrantes. 

¿Vives en el extranjero y hablas bien el idioma? 

Si la persona es bilingüe es importante considerar dos aspectos: el momento de la adquisición y el contexto cultural en el que fue adquirido el segundo idioma. 

La investigación sobre el bilingüismo respalda la suposición de que un niño que crece en un hogar bilingüe o en un contexto bilingüe tenderá a tener diferentes experiencias emocionales asociadas con cada idioma. 

 ¿Si estar expuesto a diferentes idiomas durante la infancia puede tener implicaciones emocionales para un individuo, que ocurre cuando se produce la adquisición de una segunda lengua en la vida adulta? 

Las personas que han adquirido dos idiomas en diferentes contextos culturales y en diferentes etapas de su vida pueden verse vinculadas al fenómeno de la independencia lingüística: en la psicoterapia de estas personas, este fenómeno puede tener como resultado que el material importante no sea accesible.  

Por tanto, algunas áreas del mundo psicológico de estos pacientes, por ejemplo, algunos recuerdos de la infancia, pueden quedar inexploradas porque son independientes del sistema de lenguaje en el que se lleva a cabo la psicoterapia. Otra posible manifestación de este fenómeno es la ausencia de contenido emocional en la verbalización de pensamientos o experiencias que naturalmente conllevan una intensa carga emocional. 

 Algunas investigaciones apoyan la tesis de que la elección del idioma por parte del paciente en la terapia es mucho más compleja que la fórmula «lenguaje nativo bueno: otros idiomas malos». Para la persona multilingüe, a veces puede resultar terapéutico también hablar en una lengua adquirida recientemente.  

Como hemos dicho, las emociones son accesibles de manera diferente en las distintas lenguas aprendidas (dependiendo de cuándo y cómo se aprendieron); en estos casos el uso de una lengua extranjera puede permitir la expresión de emociones, que pueden haber sido “desanimadas o desaprobadas” durante el crecimiento y puede facilitar la exploración de problemas que a menudo resultan angustiantes para el paciente en su lengua materna. 

 Además, en estos contextos es necesario resaltar la importancia de que el terapeuta tenga una competencia cultural 

Esto implica varios aspectos, tales como: conocimientos culturales (comprensión de las normas, valores, creencias y prácticas culturales, etc.), una sensibilidad cultural (a las experiencias y perspectivas culturales de los pacientes, evitando el juicio y la generalización cultural, al estar abiertos a aprender de las experiencias y conocimientos de paciente), habilidades de comunicación intercultural (comunicarse de manera efectiva y respetuosa a las diferentes culturas, adaptación del estilo de comunicación según las necesidades culturales, etc.), autoconciencia cultural (los terapeutas deben ser conscientes de sus propias actitudes, valores y prejuicios culturales, y cómo pueden influir en su trabajo terapéutico), y adaptación de enfoques terapéuticos (los terapeutas deben ser capaces de adaptar sus enfoques terapéuticos para que sean culturalmente relevantes y apropiados).  

Por último, pero no menos importante, hay otro aspecto que no podemos olvidar, es decir la alianza terapéutica.

Conclusiones

 La literatura científica destaca la importancia de considerar la lengua materna en psicoterapia, y muchos terapeutas están adoptando un enfoque culturalmente sensible que valora y utiliza la lengua materna como un poderoso enfoque terapéutico. Sin embargo, es importante señalar que cada individuo y situación es única, y que la elección del lenguaje en terapia debe ser una decisión colaborativa entre el terapeuta y el paciente, considerando las necesidades y preferencias individuales. Algunas personas pueden preferir utilizar una segunda lengua, como la lengua dominante en la sociedad en la que viven actualmente, por lo tanto es importante que el terapeuta se adapte a las preferencias del paciente y proporcione un entorno terapéutico seguro y respetuoso. 

 En Dendros ofrecemos un espacio formado por un equipo de psicólogos y psicólogas que prestan su formación y experiencia para acompañarte en tu proceso terapéutico, tanto en catalán y castellano como en italiano.

Cristina Moro
Psicoterapeuta 

 

Bibliografia: 

  • Provvedi, G., & Mariotto, L. (2020). Le Terapie Non Madrelingua (TNM): considerazioni emerse dal confronto tra colleghi su esperienze cliniche. Una riflessione costruttivista. Costruttivismi, 7, 63-80. doi:10.23826/2020.01.063.080 
  • Liotti, G., Monticelli, F. (2014). Teoria e clinica dell’alleanza terapeutica. Una prospettiva cognitivo-evoluzionista . Milano: Raffaello Cortina. 
  • Laguzzi A. L. (2014). Bilingüismo y Psicoterapia. Psicodebate, Vol. 14, Nº 1, Junio 2014. 
  • Marian, V. & Kaushanskaya, M (2004). Self-construal and emotion in bicultural bilinguals. Journal of memory and language, 51, 190-2. 
  • Chu, J., Leino, A., Pfulm, S., Sue, S. (2016). A model for the theoretical basis of cultural competency to guide psychotherapy. Professional psychology: research and practice, 47(1), 18-29.